AATHMA, la oscuridad convertida en arte

La primera vez escuché el nombre de AATHMA fue de boca de Dani, su bajista. Por si no tuviera suficiente con tocar el bajo con ADRIFT, a quienes tuve la suerte de acompañar por Europa como chófer durante los 10 días que duró su “Monolito European Tour 2009”, Dani saca tiempo de donde no lo hay para ampliar horizontes como bajista tocando en otras formaciones.

Recuerdo vagamente, probablemente durante una de las ediciones del festival madrileño NOMA FEST, cómo Dani me comentaba entusiasmado que ese otro proyecto del que hoy hablamos estaba cogiendo forma y que íncluso habían grabado una demo.

Supongo que fue el azar o quizás el destino, quién un par de años después me hizo disfrutar en directo de una actuación de la banda. Fué en un concierto de los finlandeses ROTTEN SOUND y de los suizos KNUT. En un principio iban a ser HYBRID los encargados de abrir la velada pero, debido a unos repentinos e inesperados cambios de formación, cancelaron a última hora y fueron AATHMA quienes ocuparon su puesto.

Lo que presencié allí me cogió por sorpresa. Conocía  y era consciente de la calidad musical de Dani pero por desgracia no conocía ni tenía referencia alguna de sus otros componentes. Su batería Ricardo procede de la veterana formación de Doom AUTUMNAL y su cantante y guitarrista Juan es un absoluto genio. Aquel concierto fue una especie de catarsis. No podía creerme, y todavía ahora me cuesta creer, que exista una banda de semejante calidad musical y artística en el estado español.

Durante la gira Europea de ADRIFT, el stereo de mi furgoneta no paró de reproducir una y otra vez el impactante CD debut de AATHMA “The call of Shivá”, editado por los sellos Nooirax Productiones y Odio Sonoro. Recuerdo que Alex, responsable de Nooirax Producciones y principal culpable del buen resultado de aquella gira, me nutrió de varias copias de aquella joya sonora para que se las hiciera llegar a quien considerara oportuno. Meses más tarde cuando le entregué una copia de dicho trabajo a mi buen amigo y productor Dean Rispler,  responsable del sello norteamericano Drug Front Records y ex-bajista de MURPHY’S LAW, no paraba de exclamar una y otra vez “This is so fucking awesome!” o “I can’t believe this band is Spanish!”.

La música de AATHMA sólo puede ser el resultado de la pasión y de la motivación intrínseca que sus componentes provocan sobre todo lo que tocan. Es una manifestación artística tan pura, visceral  y sincera que sólo puede ser entendida como una reacción natural y espontánea hacia lo que les rodea.

Existen aspectos formales en la música de AATHMA sumamente cuidados y calculados. No hace falta ser un experto para apreciar el meticuloso trabajo de ejecución y técnica musical así como su personal sonido o la aséptica y precisa producción de sus discos, obra del siempre brillante Carlos Santos (Sadman Studios). Pero lo que trasciende más allá de la forma es el contenido. Sus canciones y sus textos llevan al oyente a un lúgubre páramo donde la oscuridad se convierte en arte. AATHMA son los amos y señores de dicho páramo y desde su siniestro trono deleitan a los mortales con un talento comparable a lo más granado del Doom, del Gothic Rock,  del Industrial, del Art Metal o del Noise Rock internacional: artistas cómo NEUROSIS, SAINT VITUS, DANZIG, TRIPTYKON, GODFLESH, SHELLAC o los inclasificables SWANS. La música de AATHMA va más allá de etiquetas y de géneros siendo su particular visión y enfoque lo que los hace únicos y diferentes al resto.

Acaban de publicar su segundo CD, titulado “Decline…Towers of silence”, a través del sello madrileño Noma Records. Sí, lo han vuelto a hacer, me han vuelto a sorprender y se han vuelto a superar a sí mismos.

“Decline…Towers of silence” se trata de un álbum conceptual que gira en torno a las Torres del silencio, monumentos funerarios de los seguidores del profeta Zoroastro (Zaratustra). Según sus creencias los cadáveres humanos son elementos impuros, que no deben contaminar la tierra, por lo que son trasladados hasta estos edificios mortuorios para que sean los buitres los encargados de devorar sus carnes y el sol blanquee sus huesos, hasta su absoluta desintegración. Pero la espiral de progreso en la que nos encontramos está afectando irremediablemente a esta civilización, siendo estas ancestrales construcciones absorbidas por las ciudades, lo que se ve agravado con la casi total extinción de los buitres que antes cumplían esa función purificadora. En opinión de la propia banda, metáfora del auténtico sino del ser humano: la autodestrucción.

No voy a escribir más sobre este álbum, simplemente os invito a que lo escuchéis vosotros mismos y saquéis vuestras propias conclusiones.

http://aathma.bandcamp.com/album/decline-towers-of-silence

Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: